Institución Futuro
Día del contribuyente
Diario de Navarra, 10 de junio de 2012

El ser humano es una razón suficiente para ser optimista

Entrevista a Mario Alonso Puig, médico cirujano y conferenciante en liderazgo, creatividad e innovación, por Marialuz Vicondoa

En un contexto tan convulso como el actual, Mario Alonso Puig (Madrid, 1955) reivindica la importancia de la actitud para afrontar los diferentes problemas que nos plantea la vida. Médico especialista en cirugía general y del aparato digestivo, y, conferenciante mediático, es reclamado como experto para impartir charlas sobre liderazgo, innovación empresarial, gestión del cambio...

Acceso íntegro a la entrevista

Prefiere calificar su mensaje de positivo, más que de optimista; se reconoce católico y afirma que personalmente le ayuda estar afianzado en la creencia de que hay una inteligencia que ordena las cosas. "La base de toda religión, por lo menos, la auténtica, pasa por un verdadero cariño al ser humano", señala. Esta semana estuvo en Pamplona, invitado por el 'think tank' Institución Futuro para celebrar su décimo aniversario. Autor de libros como "Madera de líder", "Vivir es un asunto urgente" o "ahora yo", cree que su éxito no se debe a la crisis, "porque yo, desde hace 17 años, de lo que hablo es del factor humano y la persona está antes, después y en medio de las crisis". Deja clarísimo que sus libros no son de autoayuda. "Son ensayos, integran una parte científica con otra experiencial. Quiero que ayude a las personas, pero son ensayos", matiza.

Dígame algo optimista, por favor.

El ser humano. El ser humano, la persona es suficiente razón para ser optimista. Si fuéramos más conscientes de lo que realmente tenemos en nuestro interior, en cuanto a talentos, capacidades y energías dormidas, miraríamos las cosas de una forma radicalmente diferente. El ser humano es un verdadero desconocido para sí mismo y por eso, cuando a veces nos miramos en el espejo, no encontramos ninguna razón para ser optimista. Pero no es porque en nuestro interior no tengamos todo lo que es necesario para hacer frente a los desafíos sino, simplemente, porque no lo vemos.

Entonces, ¿sufrimos porque queremos?

No. Tenemos que distinguir muy bien qué es el dolor del sufrimiento. El dolor es consustancial a nuestra naturaleza, es difícil pensar que nos pueda ser indiferente la pérdida de un ser querido, de un negocio, de un puesto de trabajo... El sufrimiento es una actitud que hace que el dolor se perpetúe en el tiempo. Si una persona pierde su puesto de trabajo es normal que sienta dolor, enfado, frustración... Cuando convertimos ese hecho en toda una teoría basada en el 'yo no sirvo para nada, no me valoran'... y nos quedamos estancados en esa manera de pensar, estamos prolongando el dolor y alcanzamos un nivel de intensidad tan profundo que muchas veces nos evita buscar alternativas. Decía un gran psicólogo anglosajón, William James, que somos nosotros los que nos caemos y los que determinamos si nos hemos caído en un bache o en una tumba. El dolor de caerse en el bache es muy consustancial al ser humano. El quedarse en la tumba es el sufrimiento, cuando la persona perpetúa esa experiencia dolorosa.

Acceso íntegro a la entrevista

Onda Cero
Colabora
Patrocina
Diario de Navarra
C/ Pérez Goyena, 30 (edificio de Foro Europeo) | 31620 Huarte (Navarra) España | T. 948337900 | F. 948337904
Desarrollo: ANET, Diseño: Mamiki